Regreso a Página Principal  
José Antonio Méndez. Imagen encontrada en...  http://chineloguardian.blogspot.com/2010/11/jara-y-jose-antonio-mendez.html
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El filin (feeling)
Por: ©Rafael Figueroa Hernández
www.comosuena.com

En este artículo presentaremos a un grupo de compositores que durante la década de los cuarenta, en un estado de juventud plena y creativa, realizaron composiciones llenas de recursos musicales novedosos que inyectaron una nueva fuerza a la canción romántica. Nos referimos al llamado grupo del "feeling", movimiento renovador del bolero, que con sus armonías jazzísticas y letras intimistas, fue como una bocanada de aire fresco para el género.
El nombre de "feeling" provino de una expresión coloquial, tomada obviamente del idioma inglés, con que los jóvenes compositores al reunirse a expresar sus inquietudes artísticas, calificaban las ejecuciones propias y ajenas. Una canción podía ser interpretada con o sin "feeling", con o sin el sentimiento necesario para lograr que una ejecución musical tuviera el poder de comunicar emociones, de hacer partícipe al oyente de los sentimientos del compositor.

El primer compositor del que les hablaremos dentro de este grupo del "feeling", nació en 1927 en La Habana, Cuba, donde se inició cantando, además de boleros, corridos y rancheras. Incluso a los trece años participó en la Corte Suprema del Arte, un concurso radial para aficionados, cantando "Cocula" que copió de una película de Jorge Negrete. Pronto, sin embargo, sus influencias fueron siendo más variadas y se reflejaron, sin duda, en composiciones, que poco a poco iba dando a conocer ya sea en su voz ronca y pausada o a través de intérpretes como Toña la Negra, Los Tres Ases, Lucho Gatica, Elena Burke o Marco Antonio Muñiz. Nos referimos a José Antonio Méndez.

El otro gran pilar del movimiento del "feeling" es César Portillo de la Luz, nacido en 1922 en La Habana, Cuba, en el seno de una familia eminentemente musical.

El joven César, sin estudios académicos, pero con una musicalidad que parecía brotarle por todos los poros de la piel, comienza su aprendizaje escuchando y tratando de imitar, a los grandes maestros de la trova tradicional cubana.

Posteriormente empieza a combinar dentro de su dieta musical los nuevos sonidos que le llegan a través de la radio, los fonogramas y el cine, lo que dio como resultado un bolero, que sin perder sus raíces antillanas sonaba contemporáneo, más acorde a los nuevos tiempos.

La carrera profesional de César Portillo de la Luz despega cuando entra en relación con la estación de radio Mil Diez donde participa en un programa dedicado a la trova llamado apropiadamente Canciones del Mañana. Es por esta época que empieza a frecuentar a los jóvenes del "feeling" y da a conocer sus primeras composiciones. Con el paso del tiempo a sus intérpretes originarios, Fernando Fernández, los Tres Ases y Olga Guillot, se sumarían muchos más de todas partes de nuestra América.

En 1949 Fernando Fernández interpreta en una película el bolero "Contigo en la distancia" con lo cual César Portillo de la Luz, empieza a ser conocido en todos los lugares a los que llegaba el cine mexicano. El bolero, compuesto cuando el autor contaba solamente con 24 años, embonó perfectamente en los requerimientos melodramáticos de nuestro cine que para esos entonces ya estaba perfectamente consolidado. Estrellas como Gloria Marín, Emilio Tuero, Sofía Alvarez, Gustavo Rojo o María Elena Marqués mantenían el melodrama urbano, tan ligado al bolero, en un estado de salud bastante bueno.

El "feeling" dio además muchas libertades para los intérpretes. El estilo de las nuevas canciones invitaba a los cantantes e instrumentistas a practicar una cómoda holgura al momento de la ejecución. La nueva forma de hacer el bolero no sólo toleraba sino parecía pedir del ejecutante su emancipación y el aprovechamiento de su libre albedrío. Las melodías podían ser recreadas por el intérprete, dentro de los moldes marcados por el compositor, dando como resultado una manera muy fresca de entender y sentir la canción romántica.

Las mujeres siempre han sido una minoría dentro del campo de la composición. Esta desventaja numérica, afortunadamente, no se refleja en la calidad de las canciones. Numerosas compositoras han competido exitosamente en este campo dejando huella palpable de una alta calidad artística y musical. Tal es el caso de Marta Valdés, cuyo trabajo ha logrado resaltar dentro del grupo del "feeling" debido tanto a los peculiares giros melódicos y armónicos de sus canciones como a la bella expresividad de sus letras. Originalmente enfocada a formarse académicamente en el campo de la literatura a la edad de 21 años decide dedicarse a la música.

Dedicada principalmente a la música para teatro y cine Marta Valdés ha logrado conformar una obra significativa dentro del campo de la canción romántica. Muchas veces se le ha catalogado como el punto de unión entre la generación del "feeling" y de la llamada Nueva Trova donde representantes tan importantes como Pablo Milanés han interpretado exitosamente sus canciones. Esto nos da una idea de la importancia de esta compositora como puente entre dos generaciones.

Dentro del movimiento del "feeling", primordialmente cubano, el compositor mexicano Vicente Garrido ha logrado embonar perfectamente dado el carácter vanguardista de sus canciones. Aunque no participó en las sesiones gestoras del nuevo estilo, su manera peculiar de componer tenía tantos puntos en común con el "feeling" que muy pronto fue adoptado por el movimiento. Nacido en el seno de una familia intelectual donde las visitas de Federico Gamboa o Enrique González Martínez eran comunes, Vicente Garrido desarrolló desde muy joven una afición tanto por la música como por la poesía, que habría de conjuntar más tarde en su labor como compositor.

Vicente Garrido hizo su debut profesional en 1944 en la XEFO como pianista, para después seguir una carrera como solista o como director de orquesta, que los llevó por muchos de los lugares nocturnos de nuestra ciudad capital. Mientras tanto se empezaron a conocer algunas de sus composiciones, propias de una personalidad fuerte y creativa. Su generación, grupo de bohemios irredentos, ha sido llamada la "generación degollada", debido a que no pudieron florecer porque fueron sorprendidos por una nueva manera de hacer las cosas en la industria del espectáculo que poco tenía que ver con el romanticismo y la bohemia.

Lo que el "feeling" significó musical y poéticamente hablando se resume en las palabras de César Portillo de la Luz:

"Aquel mundo armónico del jazz, de los impresionistas, de las bandas sonoras, nos indujo a un manejo más libre y atrevido de las estructuras melódicas y armónicas, lo cual, unido a una forma más coloquial en las letras, aportó sin dudas una canción de nuevo corte."

Con el afán de nunca infringir las leyes de Copyright aquí registramos el url de las imágenes encontradas en la red:
*José Antonio Méndez, imagen encontrada AQUÍ
>Regreso a Artículos >Regreso a Página Principal
Página Principal | Acerca de Nosotros | Don Fallo Figueroa | Productos CÓMOSUENA | Programas de Radio | RAFIAL Laudería | Publicaciones ON LINE | Tienda ON LINE | Alianzas y Enlaces | Contacto
0